miércoles, 11 de septiembre de 2013

Review 12 Años de Esclavitud por el diario El Pais

http://www.elpais.com.uy/divertite/cine/steve-mcqueen-aplaudido-toronto.html

Steve McQueen fue muy aplaudido en 


Toronto


"12 years a slave", la nueva película de Steve McQueen protagonizada por Michael Fassbender, Brad Pitt y Chiwetel Ejiofor, se presentó el fin de semana en el Festival de Cine de Toronto y dejó muy buenas impresiones.
Gonzalo Palermo
El primer fin de semana del Festival Internacional de Cine de Toronto tuvo su punto fuerte con la presentación de la nueva película del director británico (Londres, 1969), 12 years a slave(12 años de esclavitud en español), que para es muchos la favorita a llevarse el Premio del público, reconocimiento que en la edición pasada fue para El lado luminoso de la vida, de David O. Russell, película que posteriormente sería nominada a los Oscar e incluso significaría el premio a Mejor actriz para su protagonista Jennifer Lawrence.
Esto último es un detalle no menor: Toronto, certamen no competitivo -solo se entrega el reconocimiento del público y un premio en la categoría Discovery, dedicada a operas primas y segundas películas, donde figura la uruguaya El lugar del hijo, de Manolo Nieto- es considerado uno de los tres grandes festivales internacionales junto a Berlin y Cannes y al mismo tiempo es una puerta de entrada para los premios Oscar.
De ahí que muchos ya consideren al nuevo largometraje de McQueen, el tercero de su carrera tras Hunger(2008) y Shame(2011), como uno de los candidatos a los premios de la Academia. "Steve McQueen (el actor) nunca ganó un Oscar. Quizá este año Steve McQueen (el director) lo consiga", escribió Scott Feinberg de The Hollywood Reporter.
Peter Knegt de indiewire.com, en tanto, fue contundente tras el visionado: "Los últimos veinte minutos están entre las mayores experiencias cinematográficas que he tenido". Por su parte, Steven Zeitckilk de Los Angeles Times no dudó en compararla con la recientemente estrenada The Butler, de Lee Daniels, que, por cierto, no sale bien parada. "Es una película de la que vamos a estar hablando mucho tiempo. Por su seriedad moral y rigor, 12 years a slave es con respecto a The Butler lo mismo que una sinfonía a una canción pop".
"Es la actuación de su carrera para Chiwetel Ejiofor, la gran película de su director, y una experiencia obligada y valiente que justifica todos los premios que vaya a recibir de ahora en adelante", sentencia la reseña de The Telegraph, mientras que Weekly Entertainment apunta: "Olvídese de las miniseries sobre el tema o de la aplaudida Django sin cadenas. Esta película las convierte en irrelevantes".

Esclavitud.

La cinta está ambientada a mediados del siglo XIX en el norte de Estados Unidos y cuenta la historia de Solomon Northup, un hombre libre de raza negra dedicado a la música que es secuestrado y vendido como esclavo, en un calvario que dura, como adelanta su título, doce años. "Quería hacer una película sobre la esclavitud. Quería ver imágenes sobre ese pasado", explicó McQueen en conferencia de prensa, quien se basó en las memorias del propio Northup para escribir el guión. "Cuando tuve el libro en mis manos no lo pude dejar, era excepcional. Cada página era una revelación".
Chiwetel Ejiofor es el encargado de interpretar a Northup. "La fuerza de esta historia es que se cuenta en primera persona (...) No habla de raza sino de dignidad humana, de nuestras libertades, de lo que queremos lograr en este mundo", afirma el actor, que comparte reparto con Brad Pitt, quien además de interpretar a un carpintero canadiense financió una parte del filme; Bennedict Cumberbatch como predicador baptista; Paul Giamatti como encargado de controlar a los esclavos; Quvenzhané Wallis como la hija de Solomon y Michael Fassbender, actor germanoirlandés que a esta altura lleva toda una sociedad artística con McQueen, como Edwin Epps, el cruel propietario de la plantación a la que es enviado el protagonista.
Fassbender ha protagonizado los tres largometrajes del director. Primero fue Hunger, opera prima del director, donde Fassbender realizó una brutal encarnación de Bobby Sanders, dirigente del Ejército Republicano Irlandés en huelga de hambre durante sus años de prisión. Luego fue el turno de Shame, donde volvió a destacarse como un soltero neoyorquino solitario y adicto al sexo, papel que le valió numerosos reconocimientos de crítica y fue obviado por la Academia. Tal vez, con 12 yeras a slave, llegue el reconocimiento.